Wiki The Lumière
Advertisement

El Surrealismo surgió como movimiento dadaísta en la década de 1920. Muy influida por la filosofía y el psicoanálisis, esta corriente dio un enorme impulso a la fotografía utilizando con total libertad una gran variedad de técnicas como el collage, el fotomontaje, el positivado de varios negativos en un mismo papel, las impresiones por ocultación, el coloreado a mano, etc. Imágenes siempre desconcertantes que pueden contener ironía, remitir al mundo onírico, o ser turbadoras y profundas.

El Surrealismo como vanguardia fue fundado por André Bretón. El artista francés sentó las bases del movimiento en el manifiesto publicado en 1924.

En sus orígenes, el Surrealismo surgió como un estilo literario pero pronto se extendió a otras artes, entre ellas la pintura y la fotografía. En la actualidad, sus técnicas se utilizan mucho en publicidad y como medio de expresión personal. Son numerosos los fotógrafos que han creado obras surrealistas en algún momento de su carrera: Henri Lartigue, Robert Doisneau, Elliot Erwitt, Philippe Halsman y Henri Cartier-Bresson.

Bases del Surrealismo

André Bretón describió el surrealismo como el automatismo psíquico puro. A través de este automatismo el artista intenta expresar cómo funciona realmente el pensamiento humano. La razón no intervendrá en sus manifestaciones y dejará de lado las preocupaciones morales o estéticas.

Es por todo esto por lo que el mundo onírico de los sueños adquiere una importancia notable. Técnicas como la escritura automática serán muy empleadas por los surrealistas.

Técnicas fotográficas

El surrealismo inundó la fotografía de artistas como Man Ray que ya había practicado el dadaísmo. Tomó de este movimiento algunas técnicas como el collage y las llevó más allá creando otras nuevas.

Los llamados "object trouvé" u "objetos encontrados" serán ampliamente representados en la fotografía surrealista.

Otras técnicas muy extendidas en el mundo de la imagen son los rayogramas de Man Ray, las schadografías de Christian Schad o los fotogramas de Moholy-Nagy.

El modo de trabajar de estos fotógrafos se basaba en el automatismo, en la representación inconsciente de la realidad y en la manipulación de sus imágenes.

Esta fotografía es un ejemplo de obra surrealista. Halsman ha fotografíado el rostro de Salvador Dalí como si fuera la superficie de un reloj blando (elemento frecuente en la obra del pintor), mediante una leve inclinación del papel al momento de positivar la fotografía. Los bigotes marcan la hora y los minutos.



Philippe Halsman: Dalí, 1954

Fuente: Fotonostra

Advertisement